2021: El año de la pandemia

Después del frenazo en seco que supuso la llegada de la pandemia y la consecuente primera suspensión de la Magdalena, poco se tardó en percibir que la vuelta a la normalidad no se alcanzaría rápidamente.

Me costaba renunciar a la idea de hacer los talleres presenciales con Magda y pensé que si no podía llevar la gaiata a los colegios, ella sí que podría estar aunque fuera online. Rescaté la app de la gaiata interactiva de 2017 y le incorporé el “cerebro” de Magda creando así la primera Gaiata Virtual. Aproveché para mejorar su “inteligencia” integrándola con Wikipedia y que pudiera responder prácticamente sobre cualquier tema. También encontré la forma de que empezara a hablar en Valencià.

En mi mente surgió la idea de utilizar a Magda como una herramienta didáctica transversal para los niños de primaria y presenté la idea a la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Castelló quienes respaldaron enseguida la iniciativa. Pero a la hora de la verdad, sacar las gaiatas de su semana grande sigue siendo una utopía.

Gaiata Virtual

Llegada la más que previsible suspensión de la Magdalena 2021 decidí (sin mucha esperanza) proponer a los colegios hacer talleres online. En ellos estaría Magda conmigo, y durante la sesión presentaría al alumnado y a los profesores a su hermana virtual para que la conocieran de primera mano. Contrariamente a lo que esperaba, se superó de largo el número de talleres del año anterior y la experiencia telemática fue muy positiva.

Paralelamente, la Associació d´Artesans Gaiaters de Castelló tuvo en mente diversas iniciativas pero las restricciones en época de Covid-19 las fueron haciendo inviables. Nos quedaba FerGaiata para generar nuevo contenido y se realizó una bonita propuesta: Iluminar la ciudad desde los balcones.

Se crearon diversos tutoriales para la web. Gaiatas de balcón, paneles de luz para las ventanas, gaiatos y otros elementos decorativos iluminados,… Y durante la que hubiera sido la Semana Grande un buen número de vecinos de Castelló y del Grau aportaron su granito de arena para mantener viva la tradición en un año tan diferente.

FerGaiata